Gobierno y gremio se enfrentan por las bolsas biodegradables

La ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, dijo que el proyecto de Ley que busca prohibir la entrega de bolsas plásticas en el comercio a lo largo del país representa ‘un primer paso’ en la materia. Adelanta que en el caso de envases primarios, lo que se pretende es complementar la medida con la Ley de Responsabilidad Extendida del Consumidor (REP), que regula la recuperación de residuos, de los cuales los productores deben hacerse cargo. En la vereda opuesta, el director de la Asociación Gremial de Biopolímeros (AGB), José Ignacio Parada, afirma: ‘La nueva ley es muy superficial; porque prohíbe y no regula las alternativas que hay en el mercado. Por ejemplo, existen bolsas de papel y cartones en tiendas que no son biodegradables y son tóxicos, porque contienen alta carga de metales pesados’.

¿La prohibición de las bolsas plásticas se extiende sólo a las zonas costeras del país?

Incorrecto. La ministra Cubillos dice que ‘la ley aprobada por la unanimidad del Congreso prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio en todo el territorio nacional’.

La norma regirá para los grandes establecimientos seis meses después de aprobada la ley; para los pequeños y medianos comercios se dará un plazo de dos años.

 

¿Este nuevo proyecto de ley también se extiende a las bolsas biodegradables?

Correcto. De acuerdo con la titular de Medio Ambiente, esto responde a que en Chile ‘no existe certificación oficial para calificar de biodegradables las bolsas plásticas’. José Ignacio Parada, director de la Asociación Gremial de Biopolímeros (AGB) manifiesta lo opuesto: ‘Hoy existen normas nacionales e internacionales de referencia que cumplen estándares científicos mundiales’.

 

¿Qué pasa con el plástico de envases y embalajes? ¿Se hace cargo esta iniciativa?

Incorrecto. La ley sólo tiene que ver con las bolsas plásticas; se excluye a los envases primarios de alimentos. La ministra dice que la nueva norma ‘hay que complementarla con la Ley REP (Responsabilidad Extendida del Productor) que regulará la recuperación, entre otros, de envases y embalajes, obligando a que los productores se hagan cargo de estos elementos’.

 

¿Con la nueva normativa se asegura la protección al medioambiente?

Correcto. ‘Esta medida es el primer paso para el combate a la contaminación por plásticos, especialmente de nuestros mares’, señala Cubillos.

Por su parte, Parada añade que ‘es muy importante que se tenga en consideración las certificaciones actuales o que todos los productos que estén en el mercado sean biodegradables, porque si no, vamos a caer en algo que es peor que lo que está’.

Un gran porcentaje de las bolsas plásticas son utilizadas para la eliminación de residuos. ¿Atacará este problema la normativa?

Correcto. La titular de Medio Ambiente detalla que ‘lo que esta Ley busca es evitar la entrega indiscriminada de bolsas plásticas de un solo uso que son altamente dañinas para el medio ambiente, las que además no están diseñadas para disponer basura en ellas’. Esta medida, señala, ‘nos ayudará a que la ciudadanía tome conciencia sobre los residuos que genera y la importancia del reciclaje’.

Sepa cómo identificar una bolsa 100% ecológica

El proyecto de ley que propone la eliminación de las bolsas plásticas del comercio ha sido casi unánimemente aplaudido. José Ignacio Parada, director de la Asociación Probiopolímeros (AGB) no es la excepción, aunque tiene reparos.

‘Es una buena noticia pero no es suficiente prohibir, debemos tener la certeza que las alternativas que surjan sean sustentables con el medioambiente y útiles para el consumidor’, dice Parada, abogado de profesión. La AGB (https://www.labiobolsa.cl) reúne a diez pymes fabricantes de bolsas biodegradables, que abarcan el 20% de las que se comercializan en el mercado. Con ese peso específico están tratando de poner acentos sobre temas que consideran relevantes. ‘La medida no regula las alternativas que ya están apareciendo en el mercado.

Por ejemplo, en las tiendas hay bolsas de papel y cartones que no son biodegradables y son tóxicas porque contienen alta carga de metales pesados. Sin embargo, a la vista del usuario parecen ecológicas. Si queremos que la medida sea positiva necesitamos que todos los productos y bolsas disponibles en el comercio sean biodegradables, no biotóxicas y cuenten con certificación’, plantea Parada.

Los asociados de esta gremial han certificado sus bolsas con el Dictuc, el Idiem de la Universidad de Chile y la Universidad Católica de Valparaíso. ‘Sabíamos que era imprescindible ofrecer un producto biodegradable, con el respaldo de un ente certificador de peso. De esta forma, fuimos a golpear la puerta de los expertos científicos para dar certeza y ofrecer algo que sea realmente sustentable con el medioambiente, y no solo lo parezca.

Es necesario que el ministerio del Medio Ambiente les abra las puertas a los investigadores científicos para hacerlos parte de esta discusión. Estamos en un mundo lleno de plástico y necesitamos que cualquier regulación tenga una mirada integral’, pide Parada. -¿Cómo puede el consumidor darse cuenta de que una bolsa es biodegradable? -A simple vista, una bolsa biodegradable y una que no lo es pueden parecerse mucho pero las bolsas biodegradables suelen ser más ásperas o rugosas. Incluso pueden tener olor. Ahora, lo más relevante, y aquí el trabajo debe ser de las tiendas y supermercados, es que las bolsas que se entreguen estén certificadas y cuenten con un sello de una entidad científica relevante.

Entrevista a socio fundador de BioElements, Juan Ignacio Parada

Tema: Empresa de bolsas biodegradables pide que se aclare qué productos podrán seguir circulando. BioElements, firma local que abastece a empresas como Falabella, asegura que sus bolsas sí podrían usarse, pues son completamente biodegradables. Hoy se vota indicación en el Congreso.

Empresa de bolsas biodegradables pide que se aclare qué productos podrán seguir circulando

BioElements, firma local que abastece a empresas como Falabella, asegura que sus bolsas sí podrían usarse, pues son completamente biodegradables. Hoy se vota indicación en el Congreso.

Para hoy martes en la comisión de Medio Ambiente del Senado está programada la votación de la indicación del Gobierno que prohibiría la circulación de bolsas plásticas en el país. La urgencia de la medida levantó alarmas en el sector privado, tanto de los productores de bolsas plásticas como de aquellos que aseguran que sus productos son biodegradables y que, por lo tanto, sí podrían operar.

Entre estos últimos se encuentra la empresa BioElements. Ellos cuestionan abiertamente a la ministra del Medio Ambiente, Marcela Cubillos, quien aseguró que no existen productos de este tipo en el país.

‘Nosotros lo que queremos es que se diga la verdad. Cuando la ministra dice que no hay productos biodegradables va en contra de una industria’, señaló a PULSO uno de los socios de BioElements, Juan Ignacio Parada, quien explica que sus bolsas incluso son certificadas como biodegradables.

José Ignacio Parada y Juan Eduardo Joannon son los fundadores de BioElements y hace un tiempo se contactaron con diversas universidades para avalar y certificar sus productos. Actualmente tienen estudios de biodegradación realizados por el IDIEM de la Universidad de Chile, una certificación del DICTUC de la Universidad Católica, que los acredita por tener bolsas biodegradables y no biotóxicas; y la Universidad Católica de Valparaíso respalda sus ‘bio bolsas’ como biodegradables en condiciones de vertedero o relleno sanitario.

No obstante, más allá de los dichos de la ministra Cubillos, la indicación presentada por el Gobierno la semana pasada, sí incluye en un punto a las bolsas biodegradables. Por ello, BioElements pide que esto se aclare.

Cuestionamientos

Respecto a la industria productora de bolsas plásticas, las principales críticas de los operadores apuntan a que no se ha dado el tiempo suficiente para discutir la iniciativa en el trámite legislativo.

Desde la Asociación de Industriales del Plástico (Asipla) están en desacuerdo con la indicación del ministerio del Medio Ambiente, ya que a su juicio esta ‘establece una prohibición generalizada y la norma es muy ambigua. Se habla de las bolsas que fundamentalmente son originadas con petróleo, entonces no es claro. Lo que está claro, es que esta ley se hizo a la rápida y se ha sacado con apuro’, recalca Nicolás Bär, director ejecutivo de Asipla.

Asimismo, añade que la prohibición total de bolsas plásticas tiene efectos que no son buscados en el medio ambiente, ya que la tendencia global no es ese. Lo que se debe hacer es darle más uso a una bolsa plástica y eso si es medioambientalmente eficiente.

Cabe destacar que el gremio cuenta con más de 90 empresas asociadas, varias de ellas líderes del mercado, que representan más del 85% de la industria del plástico y reciclaje y que en conjunto aportan el 1,4% del PIB total.

Tanto en el caso de BioElements como Asipla, sus representantes aseguran que se han contactado con los senadores de la Comisión de Medio Ambiente para que cuenten con mejor información a la hora de votar, o bien, exijan que haya tiempo para discutir.

‘Hemos sido recibidos por Ley Lobby (por los senadores de la comisión) y hemos tenido las conversaciones. Pero no se ha abierto ninguna posibilidad para discutir. No hay espacio para debatir sobre esto. No hemos sido invitados a presentar nuestra visión. Este proyecto de ley es muy categórico’, acusa Bär.

Babson Rocket Pitch

Ganadores del Babson Rocket Pitch 2017 al mejor emprendimiento de alcance global.

Cientos de jóvenes se suman a cuidado ecológico de la Pampilla de Coquimbo

Para el jueves se contempla la reforestación del lugar, con la finalidad que sea una “Pampilla Verde”.

Con la finalidad de generar conciencia entre campistas y visitantes de la Pampilla de Coquimbo, más de 200 jóvenes voluntarios de la Iglesia Adventista se sumaron a la campaña por una “Pampilla Verde”, perteneciente al programa “Coquimbo Limpio, Responsabilidad de Todos”.

Joaquín Vargas, pastor de Coquimbo de la iglesia Adventista del Séptimo Día, explicó que esta acción forma parte de un trabajo en el que cada año, los jóvenes de todas las ciudades de Chile se reúne en un Congreso, con el propósito de conectarse con la comunidad en una acción de servicio.

“La sagrada escritura dice que cuando Dios creó este mundo le confió al hombre su cuidado…  estos jóvenes tienen claro ese concepto y han asumido el compromiso delante de Dios y la comunidad de cuidar este planeta, que es responsabilidad de todos, como dice el eslogan de la municipalidad, por lo tanto, para nosotros es una enorme y hermosa oportunidad de poder estar a disposición de la comunidad y en este caso de la Municipalidad de Coquimbo también”, explicó.

Los jóvenes, provenientes de las regiones Cuarta y Quinta, tuvieron la misión de entregar información y distribuir entre los cientos de campistas bolsas que tienen un tiempo de degradación de 36 meses.

De acuerdo a lo señalado por Néctor Sandoval, profesional de apoyo del Programa Coquimbo Limpio, es primera vez que se realiza este tipo de acciones para llamar a una Pampilla con conciencia ambiental. “El hecho que los jóvenes de una iglesia vengan a apoyar esta iniciativa para cuidar el planeta y llamar a la toma de conciencia es algo fenomenal.  Uno de los sellos de nuestro alcalde Marcelo Pereira es tener un medioambiente y un Coquimbo limpio, y esto es responsabilidad de todos”.

Respecto de las bolsas a repartir por los voluntarios, dijo que “la empresa Bioelements es pionera en estos productos de biotecnología, y está desarrollando estas bolsas que son a base de polímeros con fécula de maíz, un producto biodegradable que se disuelve en el ambiente en 36 meses… Éste es un aporte significativo para la protección medioambiental y proteger la fauna”.

Uno de los participantes, y Coordinador General IV región de los jóvenes, Yerko Bugueño, calificó como un “desafío grande” colaborar en esta iniciativa.  “Ha sido un grato trabajo porque con los chicos creemos en Dios, en cuidar la naturaleza y en lo que Él nos ha entregado y poder entregar todo este beneficio informativo y de responsabilidad nos genera gran una felicidad interna a todos nosotros, y particularmente también porque estoy feliz de participar con los chicos y poner a disposición de la comunidad el tiempo y las manos de los jóvenes”.

Por su parte, el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira Peralta, agradeció a los voluntarios y señaló esta es una acción que forma parte de los pilares de su administración edilicia.  “Queremos apostar por una Pampilla verde, donde no solamente enseñemos a la gente cómo reciclar, sino también crear conciencia y empezar a educar, por eso como alcalde de Coquimbo quiero agradecer a cada uno de ellos por la gran ayuda que nos están brindando en esta Pampilla porque queremos que sea verde, y el 21 plantar árboles, y crear una conciencia medioambientalista, pilar fundamental dentro de mi gestión”, señaló el edil.

 

Coquimbo pretende convertirse en municipio líder en uso de tecnología biodegradable

Durante los días de fiestas Patrias, se repartirán 10 mil bolsas biodegradables de la empresa BioElements que utiliza tecnología única en Chile para disminuir a 36 meses el periodo de degradación del plástico y que ya se entregan en importantes tiendas del país.

Uno de los sellos que pretende entregar el municipio de Coquimbo a la Pampilla 2017, que comienza este 15 de septiembre, es el de la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente. Por ello, iuna de las novedades que tendrá la fiesta dieciochera más grande de Chile, es la entrega, sin costo para el municipio, de diez mil bolsas elaboradas por la empresa chilena Bioelements en base a polímeros, bolsas que son amigables con el medioambiente y biodegradables.

Uno de los dueños de la empresa, el ingeniero comercial Juan Eduardo Joannon, explica que Bioelements nació como un pequeño start-up junto a su socio abogado José Ignacio Parada, vendiendo en primer término, cubiertos elaborados con bioresinas para los locales de la franquicia de cafeterías Starbucks, por montos que oscilaban entre los $3 millones de pesos mensuales.

Al poco tiempo, su producto generó el interés de la cadena de farmacias SalcoBrand, con quienes comenzaron a trabajar en una experiencia piloto para reemplazar el material de sus bolsas, alianza que al poco tiempo, resultó en un contrato de Bioelements con la compañía, experiencia que se replicó junto a la cadena de tiendas PreUnic y a multitiendas Falabella, de quienes también son proveedores para sus 36 locales en el país.

Las ventajas y beneficios de las bioresinas, en comparación con los plásticos tradicionales, son variadas, explica Joannon y una de las principales es su rápida degradación, pues una bolsa elaborada con bioresinas demora alrededor de 36 meses en biodegradarse, frente a los 500 años que tardaría, en promedio, una bolsa de plástico común.

Joannon explica que la finalidad de entregar, de manera gratuita en La Pampilla, las bolsas biodegradables, deriva del interés de Bioelements por contribuir al cuidado del medio ambiente con productos ecológicos y detalla que la producción mensual de la compañía es de cerca de 100 toneladas mensuales de bolsas biodegradables.

Cabe señalar que la biodegradabilidad de los productos de Bioelements está certificada por la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad Católica de Valparaíso, lo que ha llevado a que las bolsas entregadas en Falabella lleven el logo de esta última casa de estudios.

Asimismo, son proveedores exclusivos en materia de plásticos biodegradables de los municipios de Santiago y Las Condes, con quienes hace menos de un mes firmaron un contrato, modalidad que se busca replicar en la comuna de Coquimbo, por lo que la experiencia de La Pampilla es una especie de piloto para avanzar en futuros acuerdos. Acerca de lo último, Joannon expresa que “nuestra intención es que ocurra lo mismo en Coquimbo, que el alcalde tome razón de esto. De hecho, les entregué a sus asesores una copia del contrato con la Municipalidad de Las Condes para que lo analicen y evalúen esta posibilidad”. Asimismo, Joannon expresa que las bolsas de polímeros biodegradables son cada vez más baratas y competitivas, pues “hace cinco años, la diferencia de precios era de 4 a 1 y ahora es de cerca de un 20%, es decir, si una bolsa de plástico cuesta $100, una biodegradable cuesta $120”.

En la actualidad, Bioelements se encuentra explorando la posibilidad de fabricar bolsas de feria, producto que mayoritariamente proviene de China, además de embalajes industriales, para lo cual se han autoimpuesto un plazo de tres meses de estudios e investigaciones de mercado.

“Coquimbo tendrá la oportunidad de usar una tecnología que es única y de la mano con el cuidado del medio ambiente” JUAN EDUARDO JOANNON, socio fundador de BioElements

Emprendedores narran sus experiencias con alumnos de Ingeniería Comercial

Actividad es organizada por el centro de emprendimiento de la Facultad de Economía y Negocios de la USS.

Un encuentro con emprendedores que han sido exitosos en sus proyectos han sostenido alumnos de cursan la carrera de Ingeniería Comercial en la Universidad San Sebastián. De esta manera, y a través del Centro de Emprendimiento de la Facultad de Economía y Negocios, los jóvenes logran conocer de primera fuente cuáles son las implicancias que conlleva el desafío de ser emprendedor en Chile, como visualizar oportunidades y proyectar un negocio en el mediano – largo plazo.

En esta ocasión José Ignacio Parada, socio de Bioelements, en la última charla del ciclo, se refirió a su iniciativa de productos sustentables, puntualmente en lo que a bolsas plásticas biodegradables se refiere, como alternativa al plástico convencional y desde un mirada más limpia y cercana al cuidado del medio ambiente. Al respecto expresó que “básicamente nuestra línea de desarrollo es la sustentabilidad y por eso queríamos dar cuenta a los alumnos que puedes partir con una idea muy chica, firmada en una cafetería, y dos o tres años después veas como ese pequeño momento se transforma en una empresa”.

Por su parte Juan Eduardo Joannon, director de Bioelements, abordó la polémica referente al uso de bolsas plásticas. En este sentido dijo que “las bolsas plásticas toman 500 años en degradarse. Aquí hay una oportunidad de proteger el medio ambiente. Nuestras bolsas plásticas biolements se demoran entre 12 a 14 meses en degradarse porque son de fécula vegetal. Por lo tanto, aquí hay una oportunidad para ser sustentable sin alterar nuestra rutina del día a día, siendo los únicos en desarrollar esta tecnología pionera en Chile”.

Respecto a las políticas públicas de resguardo y cuidado del medioambiente ambos manifestaron que “efectivamente, en nuestro caso particular, las municipalidades son las que han ido regulando e incentivando el uso de bolsas biodegradables lo que genera una oportunidad muy grande. Ahora bien, para ser emprendedor, debes saber que implica mucho trabajo y no se trata que existan trabas, sino que si tienes ganas de trabajar y salir adelante podrás hacerlo, teniendo una buena idea y un buen producto. Si no lo tienes, es poco probable que triunfes aquí en Chile o en cualquier parte del mundo”.

Cabe mencionar que, como en todo el ciclo, estuvieron presentes el Director del Decanato de la FEN, Sebastián Matthews; el director del Centro de Emprendimiento, Patricio Muñoz; el subdirector del Centro, Nicolás Prieto; y el coordinador del Centro, Maximiliano Ibáñez.

Firma Biolements fue la ganadora de concurso de Babson en Chile

Innovación El Mercurio

El Babson Rocket Pitch se desarrolló la semana pasada en Vitacura.

La compañía Biolements, creadora de una biorresina que permite elaborar plástico y productos derivados -como bolsas y empaques primarios- que, además, son biodegradables, resultó ganadora del Babson Rocket Pitch Chile 2017, concurso de emprendimiento liderado por el club de ex alumnos de Babson Chile y que se realizó la semana pasada en la Municipalidad de Vitacura.

Liderado por José Ignacio Parada y Juan Eduardo Joannon, el emprendimiento ya tiene como clientes a compañías como Falabella, Sodimac y Carozzi, y han sido certificados como biodegradables y libres de biotexinas por la PUC y la Municipalidad de Las Condes, entre otros organismos.

Gracias al premio -que contó con la colaboración de Babson College, Co-Work Chile y Corfo-, los ganadores tendrán la oportunidad de asistir a un curso de su elección en el Babson Executive Education.

El proceso de selección contó con la participación de 48 equipos de emprendedores, quienes fueron pasando diversas fases hasta que la semana pasada solo quedaron 10 finalistas, los que se presentaron frente a un jurado que estuvo compuesto por Luis Bermejo, socio director de Alaya Capital, y Antonio Turner, CEO de Tanner Servicios Financieros, entre otros expertos vinculados con el ecosistema nacional. Asimismo, entre los finalistas también estuvieron compañías como Munani, Weeshing, PeliQ y Aire.

Del evento también participaron diversos ex alumnos de la escuela de negocios.

LANZAN PROGRAMA “PAMPILLA CON CONCIENCIA AMBIENTAL” EN COQUIMBO

Con la finalidad de crear una cultura medioambiental en la comunidad de Coquimbo y a la vez transformar a la Pampilla 2017 en la primera “Pampilla Verde” de la historia, es que durante el mediodía de este miércoles y en el plaza de armas de la ciudad porteña, se dio el vamos a la iniciativa “Pampilla con conciencia ambiental”, impulsada por el programa “Coquimbo Limpio, Responsabilidad de Todos” y que desarrolla una serie de medidas para abarcar la problemática de la basura, fomentar el reciclaje e, incluso, reforestar el popular recinto coquimbano.

Esta iniciativa se forjó a través de un trabajo conjunto del Municipio de Coquimbo, organizaciones medioambientales como el Comité Comunal Ambiental (CAC), Asociación de Recicladores de Coquimbo (AGRECO), Proyecto Bicicla, Enverde y empresas Cristoro, Demarco y BioElements, entre otros, quiénes desde su propia tribuna, han contribuido para que este plan sea una realidad.

El Alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira Peralta, asistió al lanzamiento y destacó el “sello verde” que este año se le quiere dar a la Pampilla, “Estoy muy contento por lo que hemos logrado, toda la infraestructura que tenemos nos permitirá comenzar a educar a nuestra gente y contarles lo fundamental del reciclaje. Toda esta labor es gracias al trabajo público privado, donde nos hemos comprometido a fomentar una pampilla verde; donde habrá reciclaje, plantaremos árboles, dispondremos de módulos para separar la basura, entre otras medidas, que permitirá crear conciencia en nuestra comunidad”, sostuvo el jefe comunal, quien continuó afirmando que “Hay algo importante, como alcalde puedo poner mucha infraestructura, pero si la gente no se compromete y contribuye, estamos mal… porque como bien dice el eslogan “Responsabilidad de Todos”, esto es una tarea conjunta”, finalizó.

Son diversas las medidas que se han implementado para que esta iniciativa sea un éxito, destacando la Instalación de 150 basureros de 200 litros, 15 contenedores de 1000 litros, 1 punto limpio de empresa Demarco, 12 jaulas de recolección de botellas de plástico, 15 campanas de empresa Demarco y 1 campana de empresa Cristoro para reciclaje de vidrios, entre otras, además de entrega de volantes con información detallada del programa para visitantes y reuniones estilo mano a mano tanto con locatarios como con campistas, con el fin de comprometerlos con el proyecto.

Una de las innovaciones de este año, implica la intención de reforestar los cerros de la pampilla y donde cada familia campista, que ya tenga una larga tradición en la fiesta, apadrine a cada árbol plantado. Así lo explica Karla Ferreira, Presidenta del CAC y quienes impulsan esta idea, “Vamos a hacer patria, vamos a plantar arbolitos en la pampilla pero no los vamos a dejar solos; firmaremos una carta compromiso con familias campistas que quieran hacerse cargo de su mantención, a cada árbol le pondremos el nombre de la familia que lo “apadrinó”, de manera que ellos lo sientan como propio y la idea es que con el tiempo todas las familias que van acampar imiten esta iniciativa y porque necesitamos árboles”, sostuvo.

Esta iniciativa contará con el apoyo de diversas organizaciones sociales, medioambientales y religiosas, en este último caso, con la participación de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, quienes dispondrán de un voluntariado de jóvenes que apoyarán las labores, “En el mes de septiembre nosotros tenemos un congreso de jóvenes adventistas, donde llegan a la zona participantes de las regiones de Coquimbo y Valparaíso, y en esta ocasión 200 de ellos han elegido participar de forma totalmente voluntaria de esta pampilla”, sostuvo el Felipe Campos, Pastor de la Iglesia Adventista.

Como se ha mencionado, el sector privado también ha dicho presente, es así como sumado a los esfuerzos de Demarco y Cristoro, BioElements, empresa dedicada a la confección de bolsas biodegradables, también se sumó al proyecto medioambiental “como empresa hemos querido donar 10 mil bolsas de basura biodegradables, las que son confeccionadas con féculas de maíz y se demoran sólo de 36 a 48 meses en degradarse, mucho menos que las plásticas que se toman de 400 a 500 años”, sostuvo Juan Eduardo Joannon, Copropietario de BioElements.

En la ocasión, también se presentó a la comunidad el jingle que incentivará el reciclaje y promocionará la iniciativa de “Pampilla con Conciencia”, el que estuvo a cargo ni más ni menos que de los Viking’s 5. “Esperamos que les guste y contribuya a tomar conciencia de lo importante que es reciclar y que todos nos comprometamos con estas iniciativas que tan bien le hacen a Coquimbo”, sostuvo Pedro Barraza, vocalista de la legendaria agrupación coquimbana.