¿Qué significa exactamente que un producto sea biodegradable?

Biolements, es una empresa que fabrica productos biodegradable, no tóxicos y libres de metales pesados. ¿Qué significa exactamente ser biodegradable? ¿qué deben hacer los empresarios para ponerse en sintonía con la Ley REP? José Ignacio Parada, es el presidente de la Asociación de Biopolímeros y director de Bioelements, habla hoy al respecto en Work Café.

¿Qué es lo que hace que un producto sea biodegradable? Que tenga la facultad de servir como fuente de energía para otros organismo, esto significa que se lo comen otros microorganismos.
A veces solo nos quedamos A parte de ser biodegradable tienes que tener en cuenta que es muy importante no tóxico, sino ser biotóxico.

Hace un tiempo atrás comenzó a entrar en vigor la prohibición de entregar bolsas plásticas en el comercio, la ya conocida ley de prohibición de bolsas de plásticos. Respecto a esto Parada dice que, si bien hay que ser positivos, ver el vaso medio lleno, porque la ley es buena en su espíritu, es aún perfectible, falta por hacer.

“Las bolsas son lo primero, pero nosotros apostamos que por todos los envases y embalajes de productos primarios o secundarios, paquetes de tallarines o azúcar, sea biodegradable y además biotóxico”, dice José Ignacio Parada de Bioelements.

 

 

Entrar en modo REP

Felicitamos el buen espíritu de la ley que prohíbe las bolsas plásticas derivadas del petróleo porque es una iniciativa que busca reducir el uso de materiales contaminantes en el planeta. Sin embargo, creemos que la lógica que busca eliminar el plástico y, prontamente, las bombillas debe apostar por invitar a los emprendedores a buscar soluciones ecológicas -diferentes al plástico convencional- que permitan enfrentar los nuevos dilemas que exige el consumo.

Es decir, no basta prohibir, es necesario regular las alternativas como única forma de tener productos sustentables.

A partir de un biopolímero, en Bioelements logramos confeccionar un producto biodegradable, no biotóxico ni tóxico por metales pesados, permitiéndonos afirmar con 100% de certeza que es posible obtener una bolsa sin derivados de petróleo con componentes que no dañan el medio ambiente.

Ser biodegradable significa servir como fuente de energía para diversos microorganismos; no ser biotóxico implica que su composición al degradarse en cualquier ambiente -sea éste acuoso, vertedero, relleno con o sin oxígeno- no deje desechos contaminantes; y no tóxico, que sus componentes no contengan metales pesados.

Hemos confeccionado una bolsa resistente y competitiva. La llevamos a certificar al Dictuc y al Idiem, organismos aprobados por el Instituto Nacional de Normalización (INN) que ratificaron oficialmente su condición y determinaron que sus componentes cumplen con la normativa nacional e internacional.

Queremos que las soluciones que surjan en reemplazo al plástico sean mucho mejores que lo que permite la normativa medioambiental. Por eso, creemos fundamental contar con este tipo de certificaciones que confirmen que los nuevos productos realmente sean ecológicos y sustentables.